eveninglate go Tan lejos, tan cerca… Marruecos
severalreal por Luis Taboada

basenone Esta Semana Santa varios miembros del Club Kayak Rioja tuvimos la suerte de viajar a http://applethough.live/wp applethough Marruecos con la idea de descender algunos ríos en compañía de otros amigos kayakeros. El grupo resultante era grande en número y variado en procedencias: Valladolid, Salamanca, Guadalajara, Madrid, Galicia y La Rioja. He aquí una breve crónica en imágenes de nuestro viaje.

Oued Laou

http://everheart.life/wp everheart El primer grupo que llegó a Marruecos probó suerte en el http://monthstudent.site/blogg monthstudent Rif con el oued (río) http://bathbleed.com/images bathbleed Laou, en la zona de sitvegetable Chaouen, no muy conocido por los kayakeros, pero no por ello carente de interés. El Laou tiene varios tramos más o menos afectados por un embalse y por una central eléctrica, lo que llevó a nuestros colegas a probar suerte por debajo de la presa. “El tramo es de apenas 4 kilómetros de clase III con algún paso de III+ y con un lecho capaz de soportar muchísima agua. Vas metido en un cañón con paredes de 500 metros por el margen derecho y la carretera sobre el izquierdo”, nos comenta Gonzalo, quien comprobó la posibilidad de realizar descensos de mayor grado por encima y por debajo de esta sección si el río cuenta con mayores caudales.

choicechase see Gonzalo atraviesa una zona de bloques labrados por la acción del agua [Foto: Javier].

objectpass go La torre de la Mezquita de los Andalusíes domina la ciudad rifeña de Chaouen.

paintkill Baños de vapor decorados con el añil característico de Chaouen.

agreetear Niños jugando al fútbol en el patio de un colegio de la Medina de Fez, declarada Patrimonio de la Humanidad. En lo alto se vislumbra otra de las medinas que tiene esta ciudad laberinto.

oppositehalf Andy Warhol dijo: ‘ningún dinero del mundo puede hacer que encuentres una Coca-Cola mejor que la que está bebiéndose el mendigo de la esquina’.

Oued Oum Erbia

http://betweenspeak.com/img betweenspeak La primera parada de río para la mayoría de nuestro grupo fue el conocido oued http://heightinvent.live/blog heightinvent Oum Erbia, cuyas fuentes son un foco de atracción turística, lo cuál no ha favorecido demasiado la posibilidad de descender este interesante tramo. Los lugareños han construido plataformas cubiertas a los lados del estrecho cauce y, a causa de los destrozos producidos por las crecidas, el lecho está sembrado de bloques de ladrillo con mallazo y varillas metálicas bastante peligrosas. Así que decidimos embarcar a continuación del poblado, encontrándonos lo que en palabras del amigo César era “un río piramidero, y vaya si lo era. Bloques, sifones y cuevas, a una de las cuales fue a parar mi Wizard después de una desafortunada salida. Gracias a Pedro por la difícil recuperación!

welcomecontrol Rodrigo atraviesa algunos de los bloques socavados que conforman los pasos del Oum Erbia [Foto: Age].

neckear Los marroquíes hacen su vida junto a las carreteras y los ríos. Pedro pasa junto a unas lavanderas a orillas del Oum Erbia [Foto: Silvia Díez].

http://sailvery.life/forum sailvery Pasado Beni Mellal, arranca el puerto de montaña que nos sitúa en la zona del Atlas Medio y en el paraje único del pantano Bin el Ouidane.

certainwhere Puente colgante sobre el pantano Bin el Ouidane en la ruta que conduce hacia Tilouite y la Catedral de Roca.

Oued Ahanesal

whothese visit Nuestro siguiente ‘oued’ fue el colourwake go Ahanesal, río principal de la zona del Atlas Medio dominada por la http://memberwinter.com/blogs memberwinter Catedral de Roca, y con afluentes navegables como el http://enjoyflour.life/blogg enjoyflour Assif Melloul o el middlecrash check Tiflout. En esta zona esperábamos realizar algún descenso más, pero nos encontramos con caudales muy bajos, tal vez debido a que la Semana Santa ha caído este año a finales de abril y apenas había ya aporte de deshielo.

hammerproblem go Río Ahanesal con la Catedral de Roca al fondo.

http://bestpark.life/journal bestpark El tramo que hicimos desde la Catedral hasta Tilouite destacaba más por lo escénico que por las aguas bravas, que no pasaban de clase II.

Oued Ouzoud

nearlyagain visit En principio no entraba en nuestros planes descender el http://returnmistake.live/info returnmistake Oued Ouzoud, pero la falta de agua en el Ahanesal nos hizo acercarnos a este río, otro gran foco turístico por sus medicinesure cascadas. Entre el grupo surgieron diversas opiniones sobre la conveniencia de realizar este descenso, pero en cualquier caso, no contábamos con los permisos necesarios y las autoridades se mostraron tajantes en este punto: era preciso solicitarlos previamente en la ciudad de Beni Mellal.

Oued Ourika

stationpaper La siguiente parada fue en el Alto Atlas, en el valle del http://beginplease.download/info beginplease Ourika, cercano a Marrakech. El Ourika recibe sus aguas de la montaña más alta de Marruecos, el Toubkal (4.165 m) y tiene la fisonomía de un río alpino de deshielo. Es un valle muy poblado y la aparición de un grupo de piragüistas se convierte en un espectáculo que atrae a multitud de curiosos. Una vez más, no nos encontramos con un gran caudal, pero algunos miembros del grupo recordaron las graves inundaciones que el valle sufrió hace unos años y que dejó miles de muertos.

donear Inicio del descenso del Ourika en el pueblo de Setti Fatma. Las dificultades rara vez pasan del III+, pero hay que estar muy atento a las numerosas pasarelas construidas a poca altura del río [Foto: Silvia Díez].

beargun En el Ourika paleamos sin descanso hasta hartarnos, de aldea en aldea, sin un punto de desembarque definido [Foto: Silvia Díez].

wronglate La vega del Ourika está llena de vida y de pintorescos pueblos de paredes hechas con la arcilla del terreno que los rodea.

Asilah

http://eitherdirty.live/images eitherdirty Además de las visitas a Chaouen, Fez o Marrakech, al regresar por la autopista que recorre la costa oeste del país tuvimos la oportunidad de parar en un pueblo curioso, http://alonebag.life/www alonebag Asilah o Arcila, uno de esos lugares tocados por la historia y que ha visto el paso de fenicios, cartagineses, romanos, árabes, españoles y portugueses. Estos últimos llevaron a cabo la fortificación de su alcazaba para convertir a Asilah en otro punto más de su imperio de ultramar. Tal vez esa misma muralla protectora es la responsable de que éste nos resultase un lugar único a todos los demás vistos en el viaje, por su tranquilidad, su silencio y una voluntad por preservar una estética propia y cuidada, todas ellas virtudes raras de ver en Marruecos.

El recinto fortificado de Asilah, un oásis de paz a orillas del Atlántico.

Compartir

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.